jueves, 13 de julio de 2017

Birds were singing

Loving your body is not praising beauty,
though might be,
and might be taking flaws

Loving your body is loving your health
and accepting sickness

Loving the body is not about worshiping image
though might be,
and might be taking your shape

Loving is not about searching for perfection
though might be,
and might be searching new meanings for words that are sick

Loving is about enjoying both possibilities

and limitations

martes, 4 de julio de 2017

Life sentence

Little people's city
Little giggling out their feet
Beef
not to be lost
in the slaughter house,
cows not to be seen
out in the fields.

miércoles, 21 de junio de 2017

Las veneradoras del conocimiento se suben al tren:
                  Tecnocracia
Y resuena hindú tras un asiento que no comprenden, que no interesa

En una obra que no puede ser política

Trabajo de campo tras mechas blancas:
                   Antropología
Y la vida se desdobla tras el sol que calienta las ventanas,
                        Miedo y viento a un tiempo
Y silencio que desprende verdades, que revela mentiras
Y cansancio

                       De una Sofía demasiado relativa
                       De una Lola demasiado antigua.

h

jueves, 8 de junio de 2017

A ti,
que me regalaste el verde del viento,
el color flor
y el canto pájaro.

Que me envolviste en la vida
y a la vida me llamaste:

brisa espiga,
abrazo árbol.

A ti,
que me aguantaste sobre el suelo tierra
coordenada luna,
norte sol.

Que me encontraste solo en la carne perdida
y con tu carne me entregaste también:

carne fuego,
beso viento.

h
Tu piel guarda el verso,
prestado de mi piel
impregna de ritmo la estancia
tu sudor,
que pegado a mi cuerpo escapa
del calor del beso
del morir del verso.

Esconde, esconde en profundo pliegue
el secreto del amor,
el abismo entre dos cuerpos
el hoyo de una mueca,
por la que caerse al infinito
si por fin nos separamos
y se extingue la llama
y se quema la tinta
y de nuevo me esperas,
paciente en nuestro avismo.

h

miércoles, 29 de marzo de 2017

On busyness


Busy means important,
It means dragging yourself to work when you are sick and it means not listening to the violinist at the subway station.


Busy means

It almost leads to bussiness,
It means buying frozen food, as much as it means watching a TV show at night cuz you're too tired to do anything else, to make anything, even love.


Busy means occupied,
It means full of people who won't even see you:

Who won't even ask.
Those don't kiss good-bye.
Those run to their next errand eating a chewy sandwich in the bus.


But there is nothing wrong with it,

Is there?

viernes, 24 de marzo de 2017

Recuerdos de mi vieja infancia.

A mis 24 años la única consideración justa para mis recuerdos de infancia es, sin duda: la de vieja.
Mi infancia, mal empaquetada en algún lugar de mi lóbulo temporal, sin saber ella si quiera dónde empieza o termina, debe poder resumirse en dos recuerdos y medio, manojo que ni si quiera se sabe cierto, y tres cambios de caligrafía.
El recuerdo mohoso de los sándwiches de jamón y queso -sin jamón-, la quemadura de una sandwichera en el dedo corazón o el olor abierto y rítmico del gimnasio, desprenden un odio profuso al saberse adolescentes. También, el leer escritores que se entretienen en detalles tan absurdos como floridos, sin duda inventados, de su realmente olvidada infancia.
Aunque la infancia se recuerda feliz, los únicos recuerdos de seguro verídicos son siempre de vergüenza, frustración, pena. Siempre los primeros, los más viejos. Esos son los únicos, fácilmente distinguibles de las historias derramadas sobre una copa de vino hecha añicos o un mantel a medio usar.
Estas evocaciones tradicionales de recuerdos falsos, que ya forman parte del acervo familiar, sólo pueden claramente separarse de un llorar la inocencia y la mentira sobre una tortilla de patatas, que aliada con la amígdala se hace bola, como la bola de calcetines sucios temiendo ser descubierto al fondo de unas botas de montaña, la picazón de un par de tortazos no merecidos y que de rascar y rascar se llevaron el dibujo del vaso predilecto, una Blancanieves bailarina, para poder lidiar con el grito y otras regañinas de mala niña.
El resto de recuerdos, los felices, además de inciertos -tal vez por entero inventados- no pertenecen a la vieja infancia. Permanecen siempre jóvenes en estáticos retratos, en narraciones romances, a las que es sencillo poner voz e incluso olor. Es su juventud y frescura reverdecida en el moho del lóbulo temporal, que se alinea autobiográficamente impidiendo un envejecimiento vilmente prematuro, en la sordidez de una realidad tan senil, como arrugada.

Por lo demás no existe nada de interesante en mi prematura vejez, un par de canas en racimos, como los recuerdos, y tal vez alguna que otra ojera, algún que otro desvelo, desvelo de mi vieja, mi niñez.

h

domingo, 19 de febrero de 2017

Yo mato.

Aquel:
 "me mato a trabajar"
realmente quería decir:
 "me pagan por morirme"

a bocanadas grandes de tiempo que se arrancan,
y traga la basura.

En vez de paso lento, infatigable de los días.

Claramente es mi problema:
de apego a la vida,

que no encuentro,
muerte alguna que me satisfaga.

Y aún así observo:
que dan valor a células que marchitan,
a tiempo que endorecen,
a la decrepitud,
a la descomposición:
dinero que brilla
vacío,
pesado.

Porto.

Cuando se me acaba la risa propia me nace un dolor,
A veces ajeno en vez de encarnado
Y despunta una lágrima viva,
Una sonrisa muerta.
Ruedo entonces,
Ladera abajo
Y me miras cubierta de briznas
Bañada de sol
Se reflejan tus ojos en mi mar
Y entonces nos reímos hasta del océano
Del otro lado

Y volvemos a embarcar

h.